“Nadie está por encima de la Ley”: Presidente Hernández

Tegucigalpa, 10 de marzo. El presidente de la República, Juan Orlando Hernández, sentenció hoy que en Honduras “nadie está por encima de la Ley”, afirmó que la persecución de narcotraficantes y otros delincuentes es una muestra de voluntad política y fortalecimiento institucional, e instó a todos los hondureños a votar en las elecciones primarias de este domingo.

A continuación el mensaje que el presidente Hernández brindó en una comparecencia ante la prensa en Casa de Gobierno:

Desde inicios de nuestro Gobierno nos comprometimos a la reconstrucción y fortalecimiento de nuestras instituciones hondureñas, y hemos luchado por concentrar todos nuestros esfuerzos de transformación del país en materia social, económica, política, cultural, dentro de un marco institucional sólido, transparente y sostenible, porque eso es lo bueno para Honduras.

Buena parte de nuestro compromiso se ha venido centrando en la lucha por recuperar la paz y la tranquilidad del país dentro del marco de la Ley, buscando el afianzamiento, la modernización de las instituciones de justicia y sus operadores y en una lucha tesonera contra los criminales, sean quienes sean y estén donde estén, tal como lo dije el día que tomé posesión desde este cargo de servicio público.

Lo dije y lo he venido diciendo y lo repito hoy: nadie está por encima de la Ley. Perseguir y derrotar el crimen organizado es una muestra de voluntad política de nuestra generación y el fortalecimiento institucional.

Perseguir, capturar y castigar a los actores del narcotráfico, el lavado de activos, la corrupción, la extorsión y extraditar a varios de estos individuos cuando proceda, es muestra de voluntad política y fortalecimiento institucional.

Lograr que los inocentes puedan probar su inocencia, que los culpables no queden impunes, asegurar el debido proceso y blindar el Estado justicia son pieza clave de voluntad política y fortalecimiento de las instituciones.

Los corruptos, los narcotraficantes, los lavadores de activos, los asesinos, los extorsionadores lo saben muy bien, y por ello harán todo lo que esté a su alcance para intentar destruir este proceso desde dentro y desde fuera de Honduras.

Harán lo imposible por quebrantar la voluntad de quienes estamos empeñados en erradicar para siempre de nuestra sociedad a quienes busquen corromperla, a quienes atenten contra sus sagrados intereses y los derechos fundamentales de nuestro pueblo, quienes pretendan envenenarla con sus prácticas criminales.

El fortalecimiento de nuestras instituciones se expresa también en el ordenamiento que hemos logrado de las cuentas públicas; poner en orden la casa, se muestra también en el crecimiento de nuestra economía, en la expansión del sector productivo como pocas veces lo hemos visto en el pasado y obviamente de nuestras exportaciones.

También se muestra en el crecimiento sin precedentes de una construcción de infraestructura que ya se refleja en puertos, aeropuertos, pequeños aeropuertos, grandes autopistas, carreteras, corredores, en fin, y además también se demuestra en una transformación para expandir, masificar el crédito en condiciones especiales para que nuestra gente que ha estado al margen avance y tenga la oportunidad de crecer económica y socialmente.

Este esfuerzo que se muestra en voluntad política y el esfuerzo institucional le ha significado a Honduras un fuerte reconocimiento internacional. Ustedes lo han visto cuando los bancos internacionales, las instituciones multilaterales de financiamiento, las principales calificadoras de riesgo internacionales y además de otros países o conglomerados como la Unión Europea y en el último caso el informe del Departamento de Estado del Gobierno de Estados Unidos han sido claros y contundentes en reconocer el esfuerzo y los avances sin precedentes de Honduras.

Quiero decirles: no es momento de escepticismos, no es momento de dudas ni pretextos, solo la voluntad firme, las instituciones, pueden asegurar la continuidad del proceso de transformación que Honduras ya comenzó.

No bajaremos los brazos, no retrocederemos ni un milímetro, no admitiremos distracciones, no aceptaremos retrocesos ni permitiremos que se nos desvíe del camino bueno; no hay amenazas que valgan cuando la patria está de por medio.

Las instituciones y las personas con voluntad política, los que deseamos que Honduras avance, estoy convencido que es la mayoría del pueblo hondureño, tenemos que prevalecer, y todos los hondureños sin distinción tenemos que avocarnos: Gobierno, institutos, partidos políticos, miembros de sociedad civil, toda la hondureñidad, debemos de asegurarnos que así suceda.

Debemos recordar que en una democracia la responsabilidad de garantizar la salud, el fortalecimiento y la continuidad de las instituciones es una tarea de todos y cada uno de los ciudadanos.

Todos tenemos que cumplir con la parte que nos toca. Este domingo, entonces, todos debemos de ir a votar: por Honduras, por nuestros hijos y por los hijos de nuestros hijos, por el fortalecimiento de nuestras instituciones, por el futuro de nuestra patria.

Compatriota elija a conciencia a quién quiere ver al frente de Honduras, al frente de sus instituciones. A quien usted quiera, pero no deje que otros elijan por usted. Este es el compromiso que todos necesitamos asumir por Honduras.

Una abrazo para todos, buenos días, gracias.
JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ
Presidente de la República de Honduras