En Día de la Bandera Nacional e inicio de Fiestas Patrias: Honduras “tiene sentadas las bases de una patria grande y pujante”: Presidente Hernández

Tegucigalpa, 1 de septiembre. Honduras “tiene sentadas las bases de una patria grande y pujante”, de un país con oportunidades para la actual y las nuevas generaciones y con vida digna y justicia social, dijo hoy el presidente Juan Orlando Hernández hoy en el acto del Día de la Bandera Nacional, que marca el inicio de la celebración del 196 aniversario de la Independencia.

El acto se llevó a cabo en Casa Presidencial, en un ambiente festivo, con música y colorido, en presencia del Gabinete de Gobierno, representantes diplomáticos de Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica acreditados en Honduras, y autoridades civiles y militares.

Hernández dijo que la celebración de las Fiestas Patrias comienza “con mucho fervor y patriotismo porque vivimos momentos históricos en el país”.

Refirió que estas Fiestas Patrias son de todos los hondureños, sin importar municipio, departamento, aldea, caserío, barrio o colonia de Honduras, e insistió en que “no importan los colores ni la fe”.

“Los invito a que celebremos juntos como hermanos”, dijo el gobernante.

Una Honduras grande y pujante

El titular del Ejecutivo aseveró que “hoy tenemos sentadas las bases de una patria grande y pujante. Hoy tenemos esperanza, una patria con oportunidades, no solo para nuestra generación, sino para los hijos e hijos de nuestros hijos”.

Agregó que es una patria con vida digna, porque no ha sido fácil enfrentar dificultades, tropiezos, “pero nos hemos dado cuenta de que, cuando todos los hondureños tomamos una determinación y nos unimos, somos capaces de hacer cosas extraordinarias”.

“Hace unos años iniciamos la lucha sin cuartel contra la inseguridad –añadió- y hoy recientemente han venido a Honduras, y todavía suenan en mis oídos, las palabras de muchos evaluadores de la paz e inseguridad en el mundo, y los mismos que antes decían que éramos el país más violento del mundo, hoy nos dicen que somos los que más hemos avanzado en el objetivo de recuperar la paz para la población”.

“Gracias, hondureños, porque hemos trabajado juntos para recuperar la paz”, y “reconocemos que falta mucho por hacer, pero todo indica que vamos por buen camino”, dijo Hernández.

El mandatario también recordó que hace unos años se inició la lucha por erradicar las desigualdades de los hondureños más pobres y que son mayoría, en las montañas, barrios, aldeas, caseríos y colonias de Honduras.

Sin embargo, hoy, más de dos millones de hondureños han sido atendidos con uno, dos, tres y hasta cuatro productos de la plataforma Vida Mejor, señaló.

“Queremos que esos hondureños pobres sepan que cuentan, que nos importan y que son parte prioritaria de la nueva Honduras que estamos construyendo, porque ante Dios y el Estado todos somos guales y porque es necesario priorizar a los que más necesitan para que puedan tener vida digna”, subrayó.

Infraestructura y liderazgo regional

Hernández recordó, asimismo, que hace algunos años se inició la lucha para construir una plataforma logística para Honduras y Centroamérica, con la construcción de puertos en el Atlántico y en el Pacífico, corredores, autopistas, aeropuertos internacionales y locales y obra pública en general.

Incluso viene la construcción de un nuevo sistema aduanero, con uso de tecnología de última generación, “para constituir lo que hemos llamado la plataforma logística de Honduras con un sentido de integración regional”.

Hernández enfatizó que se ha avanzado en la Unión Aduanera con Guatemala y ahora Nicaragua y El Salvador están estudiando su decisión con el ánimo de pronto incorporarse, y se espera que en los próximos años, más temprano que tarde, Costa Rica y Panamá hagan lo mismo, y allí “estaremos de frente al séptimo mercado más grande de América Latina”.

Los resultados recientes de la Unión Aduanera con Guatemala indican que “vamos por el camino bueno, porque hay más intercambio comercial, más inversión y más empleo e ingreso para nuestra gente”, dijo Hernández.

La mejor calificación crediticia

El gobernante recordó que hace unos años se preguntaba cómo se podía volver a Honduras una economía pujante, que generara oportunidades de inversión para nacionales y extranjeros, y se reflejara en más empleos.

Expuso que hoy los niveles de la macroeconomía, tras haber puesto las finanzas públicas en orden, “nos tienen con la mejor calificación crediticia que el país ha tenido en su historia y eso genera más oportunidad de inversión, más empleo y más dignidad para nuestra gente”.

Por primera vez, Honduras cuenta con una ruta de crecimiento económico y el Plan Honduras 20/20, que debe generar 600,000 nuevos puestos de trabajo en los próximos cinco años, será el detonante de algo nunca antes visto, dijo.

Hernández consideró que no solo debe ser crecimiento económico, pues este debe llevar consigo crecimiento de la movilidad social de la población.

A esto se une el Plan Maestro de Manejo de Agua, Bosque y Suelo, y el Plan de Seguridad y Defensa.

“Tenemos una visión como generación, hay una planificación y ahora debemos mantenernos disciplinadamente para que ese crecimiento llegue a ocho o nueve puntos con respecto al Producto Interno Bruto”, apuntó. “Ahora debemos consolidar estos pasos que ya empezamos a dar”, dijo.

Una nueva Honduras con una Vida Mejor

Hernández afirmó que uno de sus mayores anhelos es construir una nueva Honduras con una Vida Mejor para todos, “y no vamos a descansar hasta el último día que nos dé licencia el pueblo hondureño para elevar los estándares de trabajo y evaluándonos a diario en función de un mejor nivel de vida”.

“Esta es la patria que soñaron nuestros próceres, es la patria que anhelamos todos y cada uno de los hondureños y esta es la patria por la que trabajamos sin descanso”, manifestó, y expresó que “vamos por la ruta correcta y no debemos retroceder, porque Honduras no es la misma de hace 10 años”.

“Hemos sentado las bases del desarrollo social y vamos a consolidar esta primera etapa, y las generaciones que vienen se encontrarán con una patria diferente y les tocará a ellos hacer su parte”, añadió.

En los ojos del mundo

Hernández remarcó que hoy “estamos en los ojos del mundo porque somos ejemplo para el mundo, somos el país que enfrentó la criminalidad ordinaria que tanto daño le hizo el país y a Mesoamérica”.

Afirmó que eso se hizo por defender el derecho a la vida, a la libertad y tener un trabajo digno y por esos y muchos otros derechos es que se trabaja de manera incansable todos los días.

“Somos el quinto país del mundo en exportación de café y con miras pronto a ser el cuarto”, auguró.

Hernández remarcó que el rubro del café es uno de los más democráticos en generación de riqueza, porque la mayoría de los productores son pequeños y ese es uno de los grandes ejemplos de la capacidad de los pobladores del país.

“Somos el país que, pese a ser pequeño en territorio y haber atravesado desastres naturales, conflictos políticos de gran magnitud, fuimos capaces de ordenar la economía, estructurar una hoja de ruta, y hoy recibimos el reconocimiento de nacionales y extranjeros”, dijo.

El mandatario indicó que “falta mucho, pero tenemos la determinación de trabajar sin descanso para construir esa patria grande que se mide con la dignidad y el honor de sus hijos”.

El sueño de una Honduras grande se logrará a la par de una Centroamérica unida, fuerte, y por eso esta semana se dieron pasos importantes con Nicaragua y El Salvador, para el inicio de la elaboración del Plan Maestro para el Desarrollo del Golfo de Fonseca, indicó.

Expuso que el golfo, “que era antes una zona de disputas, ahora será de paz y de desarrollo para toda Centroamérica”.

“Vamos por la ruta correcta y estas fiestas patrias debemos celebrarlas con fervor, alegría, hermandad y solidaridad. Esta es nuestra tierra y nuestra patria y celebremos todos juntos como debe ser: unidos como hermanos hondureños”, aseveró el presidente Hernández.

Los actos

La ceremonia de izada y renovación del juramento de la Bandera Nacional y entrega de nuevos pabellones comenzó con un espectacular show musical de Marca Honduras, que reflejó las diferentes culturas y el folclor nacional.

Tras la izada del pabellón de Honduras, el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, leyó el Decreto 84-95, que instituye el Día de la Bandera Nacional, y luego representantes de la sociedad hondureña y organismos internacionales rindieron honores a próceres nacionales, leyendo frases alusivas a ellos.

Asimismo, se entronizaron las banderas de Centroamérica, al compás de canciones folclóricas de cada país.

Hernández y los embajadores de Guatemala, Melvin Valdez, y de El Salvador, Juan José Figueroa, así como los encargados de Negocios de Nicaragua, Bayardo Barbarena, y de Costa Rica, Sol Villa Michel Morales, recibieron sus pabellones nacionales de manos de representantes culturales de cada país.

El presidente Hernández entregó las nuevas banderas de Honduras a 15 estudiantes de excelencia académica, quienes las pasaron a los miembros del Gabinete de Gobierno, y finalmente el mandatario renovó el Juramento a la Bandera Nacional.