Hondureños le dicen adiós al alquiler y pagan su propia casa con programa gubernamental de Convivenda

Doña Idalia Ramírez se emociona cuando recuerda el día en que su hija Denia se pasó a vivir a su propia casa.

“Fue una alegría inmensa ver que mi muchachita lograba su sueño de comprar su vivienda”, recuerda. “Eso, para uno de pobre, es algo que no se puede explicar con palabras”.

Denia y su esposo son una de las miles de parejas jóvenes que fueron a los muchos proyectos de vivienda en Tegucigalpa, sin encontrar esa facilidad que les permitiera ver una luz en el camino. En los bancos también le negaron el préstamo que ocupaba.

Vivieron en casa de doña Idalia por muchos años, hasta que cierto día llegaron a Residencial María Mercedes y allí les ofrecieron una vivienda que se ajustaba a su necesidad y presupuesto. Luego tocaron la puerta de la Comisión Nacional de Vivienda y Asentamientos Humanos (Convivienda, donde recibieron ayuda… y un bono que les permitió pagar la prima de la casa.

“Es una buena oportunidad para los pobres y en especial los que alquilan y no tienen casa, ese bono les ha ayudado mucho”, dijo Idalia, quien ha dejado su casa en otro sector de la capital para cuidar del nieto y la más importante posesión material de su hija.

Es una ayuda enorme

En Residencial María Mercedes, la avenida principal aún luce un tanto quieta. Son pocos autos los que circulan y en el fondo de la zona, aún se sigue el proceso de construcción de otras viviendas en las que también sus futuros propietarios tendrán el beneficio del bono de Convivienda.

Por esa calle aparece el auto rojo y compacto de Guillermo Pagán, otro de los miles de hondureños que por muchos años pagó altas cantidades por alquiler y hoy, apenas por 1,300 lempiras más, cada mes cancela la cuota de su casa.

“Imagínese que antes pagaba 4,000 lempiras de alquiler y hoy 5,300 por mi casa, el bono ha sido de mucha ayuda y es una obra del gobierno que debemos reconocer”, dijo Pagán.

En el bloque posterior de la colonia, aún se construyen 20 viviendas, y una de esas será para Carlos Mejía, un hombre que tiene planificado hacerse de su vivienda antes de contraer matrimonio.

“A mí me dieron 40 mil de bono y la cuota me bajó de manera considerable, de haber sabido que iban a subir el bono mejor me esperaba”, dijo con una sonrisa tras conocer que ahora el aporte de Convivienda para muchas familias de Honduras será mayor.

Algo nunca antes visto

El presidente Juan Orlando Hernández, principal promotor de la iniciativa de vivienda social y media, en su momento dijo que “en muchos casos la gente, por ejemplo puede obtener el beneficio de pagar una cuota menor, o un poquito más a lo que la familia paga por concepto de alquiler, y eso algo que no se había visto en el país".

Estamos incluyendo a las familias pobres que no han tenido esa oportunidad, con ingresos bajos y a tasas preferenciales –añadió Hernández- y además “de obtener una gran generación de empleo en el país, vamos a dinamizar la economía que es lo que estamos buscando".

Con la nueva iniciativa, por ejemplo, el Gobierno de la República ofrecerá por medio de Convivienda bonos de hasta 130 mil lempiras, para los operadores de justicia, y en el caso de las familias pobres y de clase media, los desembolsos pasan de 40, 50, 60 y 90 mil lempiras hasta 100 y 110 mil.

Sin embargo, el paquete de beneficios contempla otros aportes para los hondureños. El Comisionado presidente de Convivienda, Sergio Amaya, confirmó que "la tasa de 9.7% en los esquemas de financiamiento es algo que no se ha visto en el país. Aunque podría ser menor con el bono”.

A lo anterior se suma que “los precios de vivienda, igual resultarán muy interesantes para los ciudadanos y para los desarrolladores de proyectos; por cuanto aquí se busca que toda la población pueda tener acceso a los bonos", dijo Amaya.

Liana vive feliz

A unas 10 casas en el bloque derecho de la colonia, doña Liana Torres, cuñada de Guillermo Pagán, igual se le nota en el rostro la felicidad por contar con su vivienda, tras muchos años pagando alquiler en la Colonia Las Joyas. Hoy en día, Liana puede cumplir con una cuota módica y en futuro no muy lejano, ese hogar será el principal patrimonio de sus hijos.

“En su casa uno puede vivir tranquilo, puede hacer reformas y muchas cosas que no son permitidas cuando se alquila. Yo pagaba 4 mil lempiras antes y hoy la cuota de mi casa es de 5 mil 300 lempiras, el bono que da el gobierno es algo que ayuda mucho a la gente de escasos recursos”, dijo mientras sostenía a sus pequeños en brazos.

Casi frente a Liana, Doña Ruth Díaz recuerda que su vida en el Hato de Enmedio era muy accesible para un sinnúmero de servicios, empero, “el hecho de pagar nuestra casa con una cuota accesible es algo que no podemos dejar de agradecer, con todo y el parqueo que nos quedaba largo de la casa, casi llegábamos a los 5 mil lempiras, aquí son 5 mil 300 y en algún momento será nuestra”.

El esquema de financiamiento tiene como gran objetivo ser inclusivo, porque busca bajar las tasas de interés, ampliar los plazos y generar mucho empleo en beneficio de todos los hondureños que tienen necesidad de una vivienda y en especial para familias de ingresos medios, dijo Hernández en su momento.

Los casos de Liana Torres, Guillermo Pagán y Denia Osorto, son solo algunos de esos hogares que hoy han visto cumplido su deseo de obtener una vivienda propia con facilidades concedidas por un facilitador, en este caso el Gobierno de la República.

Datos de interés

-En 2018 se pretenden construir 10 mil viviendas; entre estas 5 mil para familias que ganan hasta 5 mil lempiras.

-Igual se edificarán 4 mil para personas con ingresos de 5 a 20 mil lempiras y mil 500 para familias con ingresos de 20 mil a 30 mil.

-Asimismo mil hogares para familias con ingresos de 30 a 40 mil y 2 mil para los que obtienen salarios entre 40 a 60 mil lempiras.

-La tasa de interés preferencial será de 9,7%, la más baja en el mercado nacional.

-Con la construcción de las primeras 10 mil viviendas el gobierno solo en bonos invertirá mil 600 millones de lempiras.

-La generación de empleos directos será de 60 mil plazas directas y 240 mil indirectas.