Presidente Hernández califica de trabajo heroico el combate del incendio en El Hatillo

Tegucigalpa, 31 de marzo. El presidente Juan Orlando Hernández felicitó hoy en nombre del pueblo hondureño a los miembros de las instituciones que participaron por espacio de 33 horas continuas en el combate del incendio que afectó 480 hectáreas de bosque en el sector de El Hatillo, en Tegucigalpa, labor que calificó de “acto heroico”.

En las instalaciones de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), el mandatario agradeció a los líderes y tropas de las Fuerzas Armadas, Cuerpo de Bomberos, la Fuerza Aérea Hondureña, el Instituto de Conservación Forestal (ICF), la Secretaría de Salud, la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo de los Estados Unidos con sede en Palmerola, a la Cruz Roja, a la Cruz Verde, al Ministerio Público, al Sanaa, y a la Fiscalía del Medio Ambiente, entre otros.

“Ha sido una labor exitosa, pero no comprendo cómo hay personas que hagan este tipo de actos (quema de bosques) que afectan a la sociedad”, dijo el mandatario luego de conocer los detalles de las actividades de parte de Yanci López, jefa de operaciones de Copeco.

Durante el siniestro, que comenzó el miércoles y fue controlado en su totalidad ayer, jueves, se consumieron 480 hectáreas de bosque en el sector de El Hatillo; se sumaron 590 personas de las distintas instituciones en apoyo al combate del incendio.

Como consecuencia del siniestro resultaron 240 viviendas afectadas; 21 centros educativos cerrados temporalmente con 1,597 alumnos sin recibir clases y 1,200 personas afectadas de los alrededores de la zona.

Son unos héroes

Al dirigirse a los contingentes que participaron en la tarea de mitigación del incendio, el presidente Hernández expresó que “han sido protagonistas de un acto heroico, exponiendo sus vidas, cumpliendo la misión en beneficio de la humanidad, por el pueblo hondureño y en particular por el pueblo capitalino en esta ocasión”.

“De esto hay que sacar lecciones aprendidas; esto debe servir para aprender y evitar que esto suceda en el futuro y, si se da, tener la capacidad de reacción”, añadió.

El mandatario consideró que el incendio en El Hatillo generó un gran susto, o sea un temor de alto impacto, que conmovió a todos, “pero quiero destacar la participación de cada uno de los participantes, yo sé que no fue fácil” apagar el fuego.

“Los que anduvieron en tierra saben que se expusieron a un riesgo enorme, porque no es una operación sencilla de manejar”, destacó.

El titular del Ejecutivo también agradeció a los que estuvieron en las oficinas monitoreando y a los que estuvieron volando en helicópteros de la Fuerza Aérea Hondureña y de la Fuerza de Tarea Bravo en el traslado de agua al lugar del siniestro.

“En nombre del pueblo hondureño yo quiero agradecerles, decirles que estamos también compenetrados que una operación como esta nos tiene que dejar enseñanzas, hay que trabajar en la prevención”, apuntó el gobernante.

El presidente Hernández se preguntó: “¿quién en sus sanos juicios puede empezar a meter fuego aquí y allá, sin prever las consecuencias y la cantidad de gente que se tuvo que evacuar?”.

“Lamento la incidencia que esto tiene en el medio ambiente, en la producción de agua, en enfermedades en la capital de la República, en un lugar tan difícil para movilizarse en El Hatillo, que vuelve más vulnerable la zona”, añadió.

El presidente agradeció a la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo de los Estados Unidos “porque nos han ayudado en los incendios en el parque de Celaque, en el parque Jeannette Kawas de Tela, lo que es gratificante saber que tenemos a un país amigo que está presente en estos momento de desgracia”.

También destacó el mandatario la respuesta del pueblo capitalino, el sentimiento de la gente de unirse en una tragedia, cómo ayudar, llevándoles a los socorristas agua, bebidas hidratantes y comida.

Resultados y prevención

El presidente Hernández dijo que espera que la gente del Ministerio Público que está haciendo trabajo de campo en el lugar del incendio, “nos pueda dar resultados pronto y poder llevar a la justicia a los responsables y sentar precedentes”.

“Pero también tenemos que trabajar con las comunidades aledañas, con toda la población en general, buscando prevenir que esto pase”, acotó.

Dijo que este incendio “nos tiene que dejar la enseñanza que en cada lugar donde haya una base aérea, poder tener la capacidad de contar con agua de inmediato, en represas y reservorios”.